Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Más de 5.000 embarazadas están ya afectadas por el zika en Colombia

Por el momento, no se han registrado casos de microcefalia en fetos o recién nacidos

En Colombia hay más de 5.000 mujeres embarazadas afectadas por el virus del zika, según el informe epidemiológico semanal que publica el Instituto Nacional de Salud del país. Por el momento y al contrario de lo que sucede en Brasil, las autoridades sanitarias colombianas no han confirmado ningún caso de microcefalia (malformación cerebral relacionada con la picadura del mosquito transmisor) en fetos o recién nacidos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que la relación directa entre el zika y la microcefalia es "fuertemente sospechosa pero no ha sido probada científicamente", según declaró a principios de febrero Margaret Chan, responsable del organismo internacional, después de declarar una emergencia sanitaria global. Colombia mantiene su campaña de aplazamiento del embarazo hasta que pase el pico de la epidemia a partir del segundo semestre del año. Las instituciones sanitarias de los distintos departamentos del país se afanan en el reparto de preservativos y en la divulgación de información sobre planificación familiar. Al mismo tiempo, aconsejan a las mujeres encintas que residan en zonas de mayor incidencia del zika el uso de repelentes y ropa que cubra todas las partes de su cuerpo pese al calor. Ante la falta de evidencia científica, las embarazadas infectadas durante el primer trimestre son las que se consideran de alto riesgo al tratarse del período de desarrollo embrionario en el que hay más posibilidades de que se produzca microcefalia.

La OMS trabaja en productos para tratar de controlar esta epidemia ya que no existe un medicamento ni una vacuna. El dengue, la fiebre amarilla y el chikungunya sirven de base para los estudios científicos ya que todas estas enfermedades se transmiten por el mismo mosquito que desde finales de 2015 mantiene en vilo a varios países del trópico en América Latina.

La concentración del zika en estas regiones se dibuja también en el mapa de Colombia. De los 31.555 casos notificados por el INS en todo el país, la mayoría se concentran en la zona del Caribe con 12.488 personas afectadas. El Gobierno colombiano reconoció hace una semana que la incidencia será mucho mayor de la prevista en un primer momento debido al alto número de pacientes asintomáticos que no acuden a los centros sanitarios. Los cálculos que reconoce el Ministerio de Salud arrojan un promedio de notificación de 3.761 casos por semana en el último mes.

Tras la muerte de tres personas por el síndrome neurológico Guillain-Barré a principios de febrero, Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, reconoció en una comparecencia pública que esta enfermedad ha tenido un incremento del 66% desde que comenzó la crisis. De los 600.000 casos de zika que podrían presentarse en el país, 1.000 se verían afectados por el Guillain-Barré, cuya mortalidad es del 4%, explicó el mandatario a partir de la proyección de las instituciones sanitarias del país.