Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Perú anula las candidaturas electorales de dos contendientes

Acuña y Guzmán apelarán las resoluciones de la autoridad electoral, fundadas en carencias de democracia interna y la entrega de dinero a simpatizantes durante la campaña

Simpatizantes del candidato Julio Guzman REUTERS

La autoridad electoral de Perú ha tomado dos polémicas decisiones. Este viernes, dos resoluciones del Jurado Electoral Especial Centro descalificaron las candidaturas de Julio Guzmán y de César Acuña, el segundo en las encuestas, y el político que ha plagiado un libro y sus dos tesis de posgrado, respectivamente. A 37 días de la celebración de elecciones, sigue la incertidumbre de inicios de febrero, cuando Guzmán fue descartado por esa instancia. Ambos candidatos tienen tres días para apelar ante el Jurado Nacional de Elecciones y han informado que lo harán.

El Jurado Electoral Especial Centro declara “improcedente la solicitud de inscripción de la fórmula presidencial del partido político Todos por el Perú”, del tecnócrata Guzmán, al considerar fundadas las tachas presentadas por diez ciudadanos contra dicha candidatura por incumplir los procedimientos de democracia interna. El 24 de febrero, cuando quedó confirmada la inscripción de esa fórmula presidencial, correspondía esperar a la presentación de tachas.

Los argumentos de los ciudadanos son los mismos del Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del Jurado Nacional de Elecciones, que en enero declaró no válida la inscripción de cambios en el estatuto de Todos por Perú y del tribunal nacional electoral porque no contaban con quórum de militantes del partido y porque una convocatoria a asamblea fue realizada sin la anticipación de ley.

Ambos candidatos tienen tres días para apelar ante el Jurado Nacional de Elecciones 

Sobre Guzmán ya pesa otra resolución que invalida el cambio de rojo a morado en su logotipo, una modificación que hizo infringiendo la ley electoral y que no ha acatado.

“Es un golpe a la democracia y un fraude anticipado”, respondió Guzmán al conocer la anulación de candidatura. En una conferencia de prensa con su asesor legal y decenas de miembros de su agrupación, anunció que apelarían la cuestión.

Por otro lado, la inscripción del candidato Acuña, líder de la agrupación Alianza por el Progreso, fue anulada debido a que durante una actividad proselitista en Lima Este, entregó, a través de terceros, casi 2.900 dólares a comerciantes de un mercado y 1.450 dólares a trabajadores de un mercado de Piura, al norte del país. El candidato, investigado en dos universidades por haber plagiado en sus tesis de posgrado, replicó que dio una “ayuda humanitaria” y que no intentaba comprar votos.

“Se aprecia evidentemente que el candidato presidencial César Acuña Peralta incurrió en la conducta prohibida en el artículo 42 de la Ley de Organizaciones Políticas, toda vez que prometió y ofreció dinero en un acto proselitista de la alianza electoral Alianza para el Progreso del Perú", indica la resolución del Jurado Electoral Especial Centro.

El tribunal no aceptó el argumento de la ayuda humanitaria pues "no es un ciudadano cualquiera, sino uno que ostenta una calidad especial y de relevancia en el proceso electoral", añade el documento.

A 37 días de las elecciones, las decisiones no siempre concordantes entre el tribunal de Lima y la máxima autoridad, el Jurado Nacional de Elecciones, mantienen en duda no solo a los candidatos sino también al electorado. En un episodio que se suma a las críticas de líderes de opinión a la conducción del proceso electoral, el miércoles el diario oficial El Peruano publicó una lista de personal convocado para la Oficina Nacional de Procesos Electorales, pero en vez de usar el logotipo oficial de la entidad, escogió un logo modificado en el año 2000 por el caricaturista Álvaro Portales. En el oficial, el logo incluye un ánfora y una mano depositando una cédula de votación en un ánfora, pero la imagen publicada era la de un trasero (similar a la ranura del ánfora) y un dedo índice apuntando hacia él.