Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rubio apela a la base conservadora de los republicanos

El senador de Florida se presenta ante el corazón del partido como el candidato capaz de parar a Trump

El senador republicano Marco Rubio en la CPAC. AFP

Las encuestas y los resultados de las primarias no dicen lo mismo, pero Marco Rubio está convencido de que es el aspirante que necesita el Partido Republicano para impedir el avance de Donald Trump, primero, y vencer a Hillary Clinton después. El senador de Florida compareció este sábado ante la conferencia conservadora de la CPAC, que cada año reflexiona a las afueras de Washington sobre el programa político del partido.

“Esta no es una elección entre partidos o ideologías, sino qué país seremos en el siglo XXI”, afirmó entre aplausos. “Debemos redefinir qué significa ser conservador. No es simplemente una actitud, lo alto que estás dispuesto a gritar, cuánto tiempo piensas estar enfadado o a cuántas personas vas a insultar”. Rubio llegó este sábado con un mensaje de conciliación para los conservadores y otro de inspiración para la próxima generación de republicanos: “No tendrán ninguna opción de futuro si nominamos a alguien que no sea verdaderamente conservador”. El aplauso fue ensordecedor.

Rubio estaba apuntando directamente al cruce de caminos en el que se encuentra atrapado su partido. Los líderes piden a los votantes elijan a otro candidato, aún deben decidir quién tiene mejores opciones para reemplazarle y, al mismo tiempo, necesitan transmitir unidad para garantizar que, gane quien gane, pueda arrebatar después la victoria al nominado demócrata. Ted Cruz, estrella en la tarde del viernes, ocupa el segundo lugar en la carrera a la Casa Blanca. Pero este sábado Marco Rubio fue recibido por una sala desbordada, con decenas de asistentes siguiendo el discurso de pie y en los pasillos.

Rubio recordó en su arranque uno de esos valores conservadores más defendidos en la CPAC. “Hemos llegado a un momento en el que pensamos que el Gobierno federal tiene la respuesta para todo, pero el Gobierno es el causante de nuestros problemas”, afirmó. El senador de Florida, que acudió por primera vez a esta conferencia en 2010, defendió que el Partido Republicano necesita regresar a sus valores tradicionales para corregir el rumbo de Estados Unidos tras la Administración Obama.

“Necesitamos volver a defender la Constitución y la libre empresa de este país”, defendió el senador durante una entrevista posterior al discurso. Rubio admitió la seriedad del debate que rodea y afecta estos días a la base conservadora. “Es legítimo que nos preguntemos qué ha pasado para que se dé el ascenso de Donald Trump y creo que la respuesta está en el hecho de que llevo aquí cinco minutos y ya he contestado tres preguntas sobre él”.

Un conservador de verdad

Presente o no, Trump también dominó la última jornada de la CPAC a las afueras de Washington. “Esta es una de las campañas más interesantes de los últimos años, con muchas dinámicas a la vez”, explica Keith Tucker, un votante de Texas que participó en la CPAC acompañado de su hijo. Al margen de la influencia de Trump, Tucker asegura que lo importante sigue siendo la dirección que tome el país con un nuevo presidente. “Necesitamos seguir hablando de la lucha contra el terrorismo, la economía o la inmigración ilegal”.

Pero todos esos asuntos han quedado en segundo plano. “Es insoportable”, zanjó Oleta Lambert, una votante de Chicago. “No sé lo que va a pasar al final, pero el sentimiento general aquí es de rechazo a Trump”. Para Rubio también. “El sueño americano no es cuánto dinero ganas ni cuantos edificios llevan tu nombre”, dijo en un golpe directo al rival que más ha dañado sus opciones de alcanzar la nominación.

Trump aspira incluso a vencer en las primarias de Florida, un Estado que en cualquier otra campaña podría decidir la carrera presidencial republicana, pero en 2016 nada está garantizado. Rubio reconoció que hace un año no se hubiera creído que el candidato republicano más votado “fuese un hombre que no está del lado de Israel y que ha defendido ideas progresistas”.

“Él no es un candidato conservador de verdad”, añaden votantes como Tucker. Su sensación es que Trump está utilizando al Partido Republicano porque no cree realmente en sus principios. Como su hijo, el joven George Korn votará en noviembre por primera vez en unas elecciones. Asegura que le hubiera gustado escuchar al favorito de los votantes republicanos hasta ahora, pero confía en que Marco Rubio pueda arrebatarle la nominación. “Es el que tiene más opciones de ganar”.

Tras el cierre de la CPAC, todas las miradas volverán a Kentucky, Maine, Kansas y Luisiana, los Estados preparados para votar este sábado. Una vez más, Trump parte como favorito, con más de 6 puntos de ventaja sobre Ted Cruz en Kansas y una docena en Luisiana.

Más información