Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un tiroteo en un local kirchnerista calienta el ambiente político argentino

Dos mujeres heridas por disparos desde unos edificios a un local de Nuevo Encuentro

Un tiroteo en la inauguración de un local en Buenos Aires de un grupo kirchnerista, Nuevo Encuentro, ha calentado el ambiente político argentino, poco acostumbrado a este nivel de violencia. El caso llega en una semana especialmente importante porque el Gobierno busca apoyos en el Congreso, donde está en minoría, para aprobar una ley que le permita pagar a los fondos buitre y cerrar definitivamente un acuerdo con ellos.

El sábado, un local del partido Nuevo Encuentro que se inauguraba en el barrio de Villa Crespo fue atacado desde un piso cercano. Dos mujeres sufrieron heridas por balazos. Una de ellas recibió un disparo en el brazo, mientras que a la otra la bala le rozó el hombro. Esta última llevaba en brazos a su hermana menor. Ambas fueron trasladadas a un hospital cercano aunque nunca corrieron peligro de muerte. En el lugar había cerca de 400 personas.

Según la policía, los cuatro disparos provenían de un grupo de cuatro grandes edificios de unos 25 pisos cada uno, por lo que parece difícil encontrar al responsable. El legislador José Cruz Campagnoli era el orador en momentos en que ocurrió el ataque, y lo vinculó al cambio político en Argentina. Campagnoli sostiene que el clima político con la llegada de Mauricio Macri "ha generado un contexto de violencia en el que algunos se sienten habilitados a reaccionar de este modo, por eso es imperioso que se investigue rápidamente lo que sucedió”.

Sin embargo, todos los políticos argentinos, y en especial los macristas, trataron rápidamente de rebajar esa tensión con la condena inmediata del ataque. Muchos usaron twitter para hacerlo. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se puso a disposición del líder de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, y lo citó para el lunes por la tarde en su despacho. "Tirotear un local político es inadmisible, irracional y asesino. Queremos paz y unir a los argentinos. Mañana recibiré a Sabbatella”, escribió la ministra el domingo. En la reunión, el líder de Nuevo Encuentro exigió que el propio presidente en persona condenara el atentado y lo atribuyó al ambiente político creado tras su victoria. Bullrich fue a la Casa Rosada a dar cuenta de esa cita con Sabbatella y poco después el propio presidente hizo pública su condena del ataque. La ministra garantizó que se pondrán todos los esfuerzos para encontrar al culpable.

El alcalde de Buenos Aires y referente del macrismo, Horacio Rodríguez Larreta, lanzó enseguida: "Estamos investigando qué fue lo que pasó anoche en el local de Nuevo Encuentro. Los responsables no pueden quedar en la calle". "Son hechos que no pueden ocurrir y no tienen que quedar en la nada. Estamos a disposición de las dos mujeres heridas y de Nuevo Encuentro", agregó. Hernán Lombardi, quien dirige el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, también manifestó "el más enérgico repudio a lo que ocurrió anoche (por el sábado) en el local de Nuevo Encuentro. Toda mi solidaridad".