Selecciona Edición
Iniciar sesión

El misterioso rapto del policía que denunció una red de prostitución en Colombia

Las autoridades investigan el secuestro Ányelo Palacios, que se fugó este lunes

El capitán de la Policía de Colombia Ányelo Palacios.

La Policía colombiana investiga la extraña desaparición y la huida de un capitán de la institución que denunció una supuesta red de prostitución denominada La comunidad del anillo. Ányelo Palacios escapó este lunes en la mañana de los captores que, presuntamente, le habían secuestrado el pasado sábado.

Según informó el director de la Policía Nacional, Jorge Nieto Rojas, aún son inciertas las causas del secuestro, que se originó en una vía en el oriente de Colombia cuando el capitán fue obligado a bajarse del coche en el que se movía. Desde entonces habría permanecido bajo las órdenes de cuatro hombres, ha señalado Nieto Rojas. Palacio ha estado en el centro de la polémica en los últimos meses debido a un vídeo que filtró a la prensa local en el que se le veía sosteniendo una conversación íntima con el excongresista Carlos Ferro.

Las imágenes, que fueron grabadas en el año 2008, le costaron el cargo a Ferro, quien se desempeñaba en la actualidad como viceministro del Interior. Las denuncias del capitán también fueron determinantes para generar un revolcón en la Policía que terminó con la salida de quien hasta hace apenas un mes era su director general, Rodolfo Palomino.

La familia del capitán Palacio ha denunciado amenazadas desde que se destapó el escándalo en diciembre del año pasado. Han asegurado que no cuenta con un esquema de seguridad adecuado y que las llamadas intimidatorias son constantes, pero hasta no se ha conocido una versión oficial sobre dichos señalamientos. La institución policial ha dicho que el capitán será sometido a revisión médica y que en las próximas horas se conocerán detalles de su estado de salud y de cómo transcurrieron las horas que permaneció en cautiverio.

Para la Procuraduría el vídeo grabado por Palacios es la prueba máxima de la existencia de la supuesta red de prostitución, que habría sido promovida por los altos mandos de la Policía y miembros del Congreso. Una red de la que Palacios habría sido una de sus víctimas.