Selecciona Edición
Iniciar sesión

El ministro británico de Trabajo dimite tras los recortes de Cameron

La salida del euroescéptico Duncan Smith abre una crisis en el Gobierno con potenciales efectos en la campaña sobre el 'Brexit'

El ministro de Trabajo británico, Iain Duncan Smith, sale de Downing Street esta semana. (AFP)

El ministro británico de Trabajo y Pensiones, Iain Duncan Smith, ha presentado esta tarde su dimisión en protesta por los “indefendibles” recortes en las prestaciones a personas con discapacidad contenidos en los presupuestos presentados el pasado miércoles. La dimisión supone un duro golpe al ministro de Finanzas, George Osborne, a quien Duncan Smith ha acusado de decidir los recortes -por un valor de 4.400 millones de libras (5.650 millones de euros) en cinco años y que podrían afectar a 640.000 personas- contra su voluntad. El canciller del Exchequer, según su compañero de Gabinete, fracasa en su intento de repartir la carga entre los distintos ministerios. Se trata de la más importante dimisión que se produce en un Gobierno de David Cameron desde que se convirtió en primer ministro en 2010.

Duncan Smith ha explicado que los recortes a las personas dependientes serían defendibles en un contexto de reducción del déficit, pero no en “un presupuesto que beneficia a los contribuyentes de rentas más altas”. Horas antes del anuncio de la dimisión, el Gobierno había mostrado signos que apuntaban a la posibilidad de que dichos recortes fueran finalmente descartados, después de las duras críticas que había suscitado entre los diputados conservadores.

Es por eso que algunas fuentes, citadas por la BBC, apuntan a que detrás de la dimisión de Duncan Smith puede haber un maniobra relacionada con la guerra abierta en las filas del Partido Conservador por la campaña del referéndum sobre el Brexit. Duncan Smith, que entró en el Gobierno en 2010, es uno de los ministros que ha manifestado su voluntad de que Reino Unido abandone la Unión Europea, y se especulaba con la posibilidad de que Cameron pudiera prescindir de él después del referéndum del 23 de junio. La dimisión, cargada de efectos colaterales, supone un duro golpe para el primer ministro y aleja la posibilidad de pacificación en las filas tories en esta campaña que, cuando todavía quedan tres meses por delante, ha adquirido ya un tono más que bronco.

Duncan Smith, que fue líder del partido y de la oposición entre 2001 y 2003, ha comunicado su decisión en una dura carta dirigida al primer ministro. “Soy incapaz de contemplar pasivamente mientras se promulgan ciertas medidas para cumplir las autoimpuestas restricciones fiscales que considero que cada vez se perciben como políticas más que en el interés económico nacional”, escribe. “Es por eso que, con enorme dolor, he decidido demitir”, concluye.

Los choques entre Duncan Smith y Osborne han sido frecuentes a lo largo de los años, debido a sus desacuerdos sobre hasta qué punto son los más desfavorecidos quienes tienen que cargar con el peso de los recortes. El primer ministro había pedido a Osborne unos presupuestos moderados que no alimentaran las tensiones que vive el partido debido al debate sobre el Brexit. Pero finalmente han terminado por provocar la que puede ser la crisis más grave en la carrera del canciller del Exchequer, que confiaba en que estos presupuestos contribuyeran a reforzar sus aspiraciones a suceder al primer ministro cuando este se retire en 2020.

Osborne anunció en la presentación de los presupuestos el miércoles que el Gobierno destinaría mil millones de libras (1.285 millones de euros) más a las personas con discapacidades. Pero los cambios en las prestaciones por dependencia anunciados unos días antes indicaban que el Gobierno se ahorraría 4.400 millones de libras en dicha partida hasta el ejercicio 2020-2021. El canciller del Exchequer ha insistido en que “los más vulnerables” seguirán estando protegidos.