Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia afronta la mayor oleada de protestas contra la reforma laboral

Las huelgas, manifestaciones y bloqueos arrecian desde este martes tras ser aprobada la ley por un decretazo

Protesta contra la reforma laboral en París (Francia), en abril.

La batalla en las calles contra la reforma laboral ha estallado esta semana en una guerra abierta con múltiples frentes por toda Francia y con decenas de miles de participantes. Desde el transporte hasta las refinerías pasando por los aeropuertos de París, más de una decena de sectores estarán estos días en huelga. Organizadas por siete sindicatos, las dos principales jornadas de protesta serán este martes y el jueves. El denominador común es el rechazo frontal de los trabajadores a la reforma laboral. Hasta los policías van a manifestarse, pero ellos en defensa de su vituperada imagen.

La jornada ha comenzado con bloqueos de carreteras en Caen, Lorient o Géant y de diversos peajes de autopistas por diversas áreas del país. Los camioneros también han cerrado el acceso a puntos estratégicos de Burdeos o Marsella, así como las entradas a la refinería de Donges o los puertos de Le Havre y Saint Lazare. Estudiantes de decenas de liceos se han sumado a los paros y a diversas manifestaciones. En Nantes, buena parte de los autobuses urbanos no circulan. En Bretaña, un tren de alta velocidad ha sido bloqueado por personas en las vías.

En varias de las manifestaciones, en las que han participado un total de 68.000 personas (200.000, según los organizadores), se han registrado incidentes entre manifestantes y la policía. Más de 80 personas han sido detenidas en las decenas de manifestaciones en las que han participado más de 85.000 personas, según la policía. En Nantes, donde protestaban entre 3.500 y 10.000 personas -según la policía o los convocantes- varios individuos han lanzado botellas y otros objetos contra la sede de la prefectura, la policía o los periodistas.

También en París, la protesta en la que han participado decenas de miles de trabajadores y estudiantes -entre 12.000 y 50.000- concluyó con gases lacrimónegos y granadas aturdidoras lanzadas por la policía a un pequeño grupo de supuestos manifestantes violentos. Cubiertos con pañuelos o pasamontañas, y algunos con cascos, lanzaron botellas y otros objetos contra la policía.

Para Marine Le Pen, líder del ultraderechista Frente Nacional, los incidentes los provocan "grupos de extrema derecha archiconocidos e infiltrados por la policía y por activistas extranjeros".

A las numerosas movilizaciones se suma hasta una de la policía, en este caso para defender su vituperada imagen

"Resistencia", "unidos venceremos", "seguiremos luchando hasta el final" o "huelga general" fueron los lemas más repetidos en la marcha de París. "Hollande ha desconectado de la realidad", afirmó William Martinet, líder de la principal organización de estudiantes. "Hollande tendrá que ceder porque nosotros no vamos a hacerlo", comenta Antoine Joffre, de 38 años, que asegura ser maestro y haber acudido a la protesta con alumnos.

En Toulouse, los sindicalistas han tapiado la entrada a la oficina de un diputado socialista. En Perpignan, varios parlamentarios han sido acosados cuando iban al aeropuerto para viajar a París. Muchas sedes regionales de los socialistas están protegidas por la policía.

El asedio a François Hollande pasa de nuevo a la calle. La semana pasada estuvo en el Parlamento, donde el presidente francés y su primer ministro, Manuel Valls, fueron acosados incluso por sus diputados rebeldes a cuenta de la contestada reforma. Aprobada por el decretazo del jefe del Gobierno, sindicatos y estudiantes han respondido con la mayor serie de protestas de esta legislatura. "No cederé", ha declarado este martes Hollande a la emisora Europe 1. "No hay alternativa", ha añadido después el primer ministro, Manuel Valls.

A las grandes movilizaciones de este martes y el jueves, que incluyen manifestaciones en París, se unen las huelgas convocadas por el transporte de mercancías por carretera iniciado en la noche del lunes al martes. Los sindicatos han convocado también paros en el transporte ferroviario todos los miércoles y jueves a partir de esta semana. Estibadores, marineros o controladores también harán paros.

Esos sectores tienen reivindicaciones propias, pero en sus protestas añaden el rechazo a la reforma laboral. El principal sindicato del país, la CGT, ya advirtió nada más aprobarse la ley por decreto que organizaría nuevas movilizaciones, “ahora con más razón”, decían, porque el Ejecutivo ha impedido que la reforma sea debatida en Asamblea Nacional, donde había presentadas más de 5.000 enmiendas. La ley está ya en el Senado. Será debatida en junio y volverá a la Cámara baja, donde nuevamente el Gobierno podrá aprobarla en julio por decreto con el texto que desee.

A las numerosas movilizaciones se suma hasta una organizada por las fuerzas del orden. Su principal sindicato, Alliance, dice estar harto de que se presente a los policías como “salvajes que golpean ciegamente a los jóvenes”. Algo de eso ha hecho la CGT, que ha repartido miles de octavillas recordando que los policías están para proteger, no para golpear. Lo hizo después de denuncias de agresiones policiales a manifestantes, una de ellas a un estudiante ya detenido. El agente que le pegó fue detenido. Otro joven ha perdido un ojo en Rennes por el impacto de un bote de la policía.

Bajo el lema “Stop al odio antipolicía”, los agentes han convocado para el miércoles 90 manifestaciones en otras tantas localidades. En París, será en la emblemática Plaza de la República, donde desde hace 50 días se reúnen activistas del movimiento de indignados Nuitdebout, nacido precisamente tras una jornada de protesta contra la reforma laboral.

Alliance se queja de que la violencia en las protestas de estos días ha adquirido niveles muy elevados. Asegura que hay cientos de policías heridos: 350, según ha declarado Hollande. Acogiéndose al vigente estado de excepción decretado tras los atentados de noviembre, el Gobierno ha prohibido a una decena de jóvenes asistir a manifestación alguna. Lo puede hacer sin intervención judicial. Hollande ha advertido que también habrá expulsiones de extranjeros a sus países. En las protestas ha habido ya mil detenciones y 60 condenas judiciales.

Las múltiples movilizaciones para esta semana muestran que la protesta contra la reforma laboral va a aumentar y amenazan con poner en graves aprietos a Hollande y a su Gobierno. La reforma laboral, que facilita y abarata el despido, es rechazada por el 70% de los franceses, según los sondeos. Para Hollande y Valls, se trata de una reforma “necesaria” para mejorar la competitividad de las empresas.

Debilitados por la pinza entre la calle y la división de la izquierda, las posibilidades de presionar a Hollande y Valls se incrementan a medida que se acerca la Eurocopa: del 10 de junio al 10 de julio. Sindicatos ferroviarios ya han presentado preaviso de huelgas hasta el 11 de julio. Pese a todo, el presidente repite: “Esto va mejor”. El 86% de los franceses, dicen las encuestas, no le creen.