Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS levanta la declaración de emergencia sanitaria global por el zika

La organización matiza que la epidemia aún es "una prioridad" para la entidad

zika
Fumigación el pasado agosto en Miami Beach, Florida, para controlar la propagación de mosquitos. EFE

El virus del Zika, que en un año ha afectado a más de 75 países ha dejado de constituir una emergencia sanitaria de carácter global. Así lo ha anunciado este viernes el presidente del Comité de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), David Heymann, en Ginebra. Esta organización declaró la situación de alerta el pasado febrero, aunque no por el virus en sí, sino por su asociación a casos de microcefalia en fetos de madres infectadas y a algunos casos de síndrome de Guillain-Barré.

La OMS, que en ese momento definió el zika como una amenaza “de proporciones alarmantes” recalca no obstante que a pesar de levantar la declaración de emergencia sanitaria global, la epidemia aún es “una prioridad” y un gran problema sanitario a largo plazo.

El fin de la declaración de emergencia global, han dicho los expertos tras su quinta reunión para tratar el zika, significa que el virus —que se transmite fundamentalmente por la picadura de un mosquito, el Aedes aegypti, el mismo que el dengue y el chikungunya— ha pasado a constituir un problema "más a largo plazo" pero no tan urgente como hace meses. El virus "no va a desaparecer", ha advertido Heymann en una conferencia de prensa virtual.

La OMS va a crear un grupo de expertos para vigilar y analizar la epidemia y sus efectos de manera constante. Además, mantiene parte de sus recomendaciones a los países más afectados, aquellos que como Brasil y otros países americanos, el mosquito Aedes tiene una gran presencia. Recomendaciones como sexo con protección entre las personas infectadas por el virus o que las mujeres embarazadas no viajen a los territorios más afectados.

Más de 2.000 casos de microcefalia asociada al zika

También el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) mantiene sus recomendaciones para que las mujeres encintas eviten acudir a los países donde se haya detectado transmisión local del virus. Y es que, los graves efectos para la salud de los fetos de madres infectadas, que en un primer momento eran sólo una sospecha, se han comprobado en varios estudios. En todo el mundo, se han registrado unos 2.300 casos confirmados de bebés nacidos con microcefalia asociada al zika —la mayoría en Brasil—, según el director del programa de emergencias de la OMS, Peter Salama. Aunque la cifra es probablemente una "subestimación significativa" de la situación real. 

Los datos de la OMS, no obstante, indican que en las últimas semanas no se ha declarado ningún nuevo caso de infección por mosquito. De entre los 75 países que han declarado tener transmisión activa del virus del Zika, 58 han registrado brotes importantes. Además, 28 han informado de casos de microcefalia y otras malformaciones fetales asociadas al virus. Una veintena han detectado una mayor incidencia de casos de síndrome de Guillain-Barré —un trastorno neurológico— vinculado al virus.

Los problemas de salud pública derivados del zika —que normalmente es una enfermedad que produce efectos leves similares a un resfriado o algún problema dermatológico— y sus efectos, han supuesto un importante golpe para las políticas sanitarias de los países más afectados que, como Brasil, han tenido que poner en marcha planes de contingencia para erradicar el mosquito y concienciar a la población. Estados como Guatemala o Ecuador han llegado a recomendar a las mujeres que eviten quedarse embarazadas durante un plazo de hasta seis meses, para evitar los efectos del zika en los fetos. De momento no hay una vacuna ni un tratamiento para este virus.