Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama: ocho años, ocho discursos

Un repaso de las intervenciones más emblemáticas del presidente

El todavía presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es considerado por numerosos expertos como uno de los mejores oradores de estos tiempos. A continuación, repasamos las intervenciones más emblemáticas del demócrata que en la noche de este martes dará su discurso de despedida en Chicago, la ciudad donde comenzó su carrera política.

Discurso de Obama
Barack Obama tras ganar las elecciones en 2008. AFP

"El cambio ha venido a Estados Unidos" (2008)

Con un mensaje de esperanza, ante miles de personas en el Grant Park de Chicago, Barack Obama anunció su victoria electoral el 4 de noviembre de 2008, convirtiéndose en el primer presidente afroamericano en la historia del país.

"Una llamada a la acción" (2009)

A los pocos meses de tomar posesión como presidente, Obama fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, un honor que causó controversia por ser prematuro y prestigiar al líder de un país involucrado en dos guerras —Irak y Afganistán — por aquel entonces. Obama tomó el premio como un estímulo, “una llamada a la acción” para liderar el mundo con una agenda menos intervencionista en el ámbito internacional y una apuesta por mejorar las perspectivas de paz mundial.

“Un nuevo comienzo entre Estados Unidos y el Islam” (2009)

Tras años de tensión entre el país y algunos países de Oriente Medio comenzados por su predecesor, el expresidente George W. Bush, Obama acudió a El Cairo (Egipto) para anunciar un mensaje de esperanza en las relaciones entre los países occidentales y la región de mayoría musulmana. El presidente defendió el legado y la riqueza del Islam en el mundo y se comprometió a trabajar por unas relaciones positivas entre los líderes de Oriente Medio y EE UU.

"Newtown, no estáis solos" (2012)

Tras la matanza en 2012 de 20 niños en un colegio de primaria en Newtown (Connecticut) a manos de un tirador, Obama entonó un emotivo discurso de apoyo a las familias y la comunidad de la pequeña localidad. Visiblemente afectado, Obama aprovechó la ocasión para lanzar una ofensiva nacional contra las armas, algo en lo que fracasó el demócrata.

"Muchas veces cometemos el error de sugerir que el racismo ha terminado" (2015)

En marzo de 2015, Obama visitó la localidad de Selma, uno de los bastiones del movimiento por los derechos civiles de los afroamericanos, con motivo del 50 aniversario de las marchas solidarias lideradas por Martin Luther King. Ante el puente Edmund Pettus de Selma (Alabama), que centenares de manifestantes cruzaron camino a Montgomery (Alabama) en señal de protesta, Obama conmemoró a los “héroes” que acabaron, parcialmente, con el racismo explícito en EE UU.

"Durante mucho tiempo estuvimos ciegos ante el dolor que la bandera confederada infligía en muchos de nuestros conciudadanos" (2015)

En junio de 2015, un joven blanco afiliado a ideologías racistas mató a nueve afroamericanos en una iglesia história de Charleston (Carolina del Sur) durante un estudio bíblico. Obama asistió al funeral para homenajear a las víctimas y rompió la seriedad y el protocolo habitual entonando el Amazing Grace, un conocido himno cristiano.

“He venido a enterrar los últimos restos de la Guerra Fría en las Américas. He venido a ofrecer nuestra amistad al pueblo cubano” (2016)

Como parte del proceso de normalización de relaciones entre Cuba y EE UU -- que Obama anunció en diciembre de 2014 --, Obama viajó a La Habana en marzo de 2016, convirtiéndose en el primer presidente estadounidense en visitar la isla tras más de medio de siglo de enfrentamiento entre ambos países. La reanudación de relaciones permanecerá como uno de los mayores logros de Obama en política exterior.

“Nunca ha habido ni un hombre ni una mujer más cualificada que (Hillary) Clinton para servir como presidente de los Estados Unidos de América” (2016)

En la convención demócrata de Filadelfia (Pensilvania), en julio de 2016, Obama pronunció su mayor discurso de apoyo a la candidata demócrata de las elecciones, Hillary Clinton. Con halagos y una firme convicción, Obama pasó la antorcha del partido a Clinton, de quien dijo tener una experiencia política inigualable.