Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un diputado opositor en Venezuela

“Se trata de una persona con características violentas”, ha asegurado el vicepresidente del país sobre Gilber Caro

El opositor Gilber Caro junto a Lilian Tintori.
El opositor Gilber Caro junto a Lilian Tintori. Twitter

El vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, confirmó este miércoles por la noche la detención de Gilber Caro, diputado suplente a la Asamblea Nacional por el estado de Miranda y miembro de la Dirección Nacional del partido Voluntad Popular (VP) que lidera el ex alcalde Leopoldo López, recluido desde febrero de 2014 en una cárcel militar.

Desde la mañana de este miércoles, compañeros de partido y allegados de Caro denunciaban a través de las redes sociales que el parlamentario había sido capturado por personas que se identificaron como agentes de la policía política (Sebin, Servicio Bolivariano de Inteligencia) en una autopista a las afueras de Valencia, capital del estado de Carabobo (centro del país). Desde entonces se desconocía su paradero.

El vicepresidente El Aissami dijo que durante la detención se le incautaron explosivos, un fusil de asalto, dinero en efectivo y documentos. Los servicios de inteligencia oficiales habrían seguido a Caro desde Ureña, una localidad del estado de Táchira fronteriza con Colombia, hasta Valencia, donde procedieron a interceptarlo cuando se dirigía hacia la capital, Caracas.

“Se trata de una persona con características violentas”, dijo El Aissami del diputado opositor, durante una declaración televisada. “Ha sido privado de libertad por varios delitos como homicidio”, recordó, en referencia a los antecedentes de Caro, quien hasta 2004 cumplió diez años de una condena de 20 por un asesinato en el que el joven parlamentario, hoy con 42 años de edad, asegura que lo incriminaron.

Durante su alocución, el vicepresidente resaltó la cercanía personal de Caro con Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López y vocera de la campaña por la libertad del encarcelado dirigente. Al mismo tiempo, El Aissami aseguró que Caro portaba documentación probatorios de los planes para asesinar a varios líderes políticos de oposición. De acuerdo al funcionario, en esos planes había “nombres de la propia oposición que buscan sembrar la inseguridad en el país“.

Apenas estamos empezando a desarticular maniobras que apuntan hacia la desestabilización y la violencia”, anunció El Aissami, a la vez que anticipó nuevos arrestos. “Esperen las actuaciones que vendrán en las próximas horas, siempre dentro de la Constitución”.

El Aissami, quien ya había ocupado la cartera del Interior y Justicia, entre 2008 y 2012, en el Gobierno de Hugo Chávez, fue designado vicepresidente Ejecutivo el pasado 4 de enero por el primer mandatario. Maduro encargó a su segundo concentrarse en atención de los problemas de seguridad.

El martes, Maduro juramentó en Caracas un denominado Comando Antigolpe por la Paz y la Soberanía, presidido por El Aissami y conformado por diversos representantes del oficialismo y de los organismos de seguridad. Su creación sirvió de respuesta a la declaratoria, el día anterior, por parte de la Asamblea Nacional (AN, controlada por la oposición) del abandono del cargo de presidente y la exigencia de elecciones para sustituirlo de inmediato.

En el evento Maduro, que estaba a punto de abordar un avión que lo llevaría a Managua para asistir a la ceremonia de investidura del reelecto presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, advirtió que los diputados de oposición tendrían que “atenerse a las consecuencias” de sus acciones, y que los cuerpos de seguridad ya avanzaban en la identificación de algunos “elementos” que persistían en “amenazar la paz de la República”.

Este miércoles, ya desde la capital nicaragüense, insistió en que el parlamento se había “autodisuelto” con su contumacia, y juró, ante sus contrapartes del Comité Ejecutivo del Foro de Sao Paulo, reunidos en Managua, que no le "tiembla el pulso” para hacer lo que sea con tal de desbaratar la conjura que, asegura, se fragua contra su Gobierno.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, controlado por el Gobierno, declaró a la Asamblea Nacional “en desacato” el pasado septiembre e “írritas” todas sus actuaciones.
El martes en Caracas, la bancada de parlamentarios del oficialismo introdujo ante ese tribunal un recurso para que declare nula la declaratoria del abandona del cargo presidencial y determine, a la vez, si la directiva opositora del Legislativo ha cometido algún tipo de delito.