Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wilders tuitea una foto falsa para vincular a un rival con islamistas

El líder islamófobo holandés mantiene la fotografía pese a que la coalición de Gobierno pide su retirada

Montaje con la foto trucada tuiteada por Wilders (izq.) y la foto real sin manipular (dcha.).

Geert Wilders, el líder antimusulmán holandés, ha agitado dos conceptos en boga: posverdad y verdad alternativa. El resultado ha sido una foto trucada de Alexander Pechtold, jefe de los liberales de izquierda, apoyando una manifestación de islamistas en favor de la implantación mundial de la sharía (ley islámica). Las críticas no se han hecho esperar, y todo el arco político nacional le ha exigido que retire una imagen falsa y fechada en 2009, pero que aparece en la cuenta de Twitter de Wilders con el siguiente pie: “D66 (el partido de Pechtold) quiere dividir Ámsterdam si le van mal las elecciones. Pechtold se manifiesta con terroristas de Hamás. ¿Es este el siguiente paso?”.

El rechazo del afectado ante la manipulación de su imagen ha sido contestado por Wilders con otro tuit de difícil digestión: “Deja ya de quejarte, llorona. Tú mismo te manifestabas entre banderas palestinas, AFA activistas (antifascistas) y amigos de Hamás (partidaria de un Estado islámico en Palestina)”. Se refería aquí a la marcha de protesta contra Donald Trump, celebrada el pasado fin de semana en La Haya y a la que sí acudió Pechtold. Este martes, Wilders ha tuiteado aún otra foto de su rival, aunque sin pie. Su rostro aparece metido en el cuerpo de una mujer.

Sin manipular, la foto de la manifestación islamista corresponde a una protesta contra el político xenófobo holandés llevada a cabo en 2009 en el Reino Unido. Fue a propósito de su película Fitna, en la que sostiene que el Corán induce a sus creyentes al odio contra los que no sean musulmanes. De momento, en sus filas solo sugieren que “un desconocido” montó las fotos aparecidas luego en la cuenta de Twitter del jefe. El verdadero contexto del montaje, siguen, hay que buscarlo en las declaraciones de los concejales liberales de izquierda de la alcaldía de Ámsterdam, que sugirieron transformar la capital en una República si Wilders ganaba las elecciones del próximo 15 de marzo. Es otras palabras, Pechtold, mucho más conocido que los munícipes, habría servido para criticar a su partido.

Pechtold, por su parte, ha dicho que suele reírse de “la creatividad con que se trucan imágenes en Internet, pero ahora no”. “Han ido demasiado lejos, y en tiempo de verdades alternativas y posverdad, esto puede incitar a algunas personas a tomar decisiones erróneas. Es inaceptable”. Lodewijk Asscher, jefe de los socialdemócratas, que forma parte de la coalición en el poder junto con los liberales de derecha, ha exigido a Wilders una sola cosa: “Borra eso de tu cuenta”.

Con los comicios cada vez más cerca, y los sondeos señalando en cabeza al Partido de la Libertad, de Wilders, y a los liberales de derecha del actual primer ministro, Mark Rutte, el duelo de los tuits refleja a su vez la pugna por un puesto en las negociaciones para la próxima coalición gubernamental. Dado que ningún partido quiere pactar con el político xenófobo, partidario de abandonar la UE y el euro, además de prohibir el Corán y la inmigración musulmana, oscurecer al contrario -el choque de personalidades propio de las elecciones en Estados Unidos- empieza a calar en Holanda. Los votantes de Wilders esperan “ser salvados” de los peligros que él señala, mientras los socialdemócratas, antiguo reservorio del voto de los ciudadanos de origen turco o marroquí, pierden ahí fuerza y tampoco encuentra su sitio en cabeza, como solía.

Más información