Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las FARC afirman que la muerte de Raúl Reyes no debe afectar el acuerdo humanitario

La muerte del jefe guerrillero ha hecho temer por la continuidad de las gestiones para liberar a los rehenes, entre los que está la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron ayer que la muerte de su número dos y portavoz internacional, Raúl Reyes, a manos del Ejército no debe afectar la búsqueda de un acuerdo humanitario sobre los secuestrados. Ésta es la primera declaración del grupo guerrillero, divulgada por Internet, tras conocerse la muerte de Luis Édgar Devia, nombre de pila de 'Raúl Reyes', y de otros 16 guerrilleros.

La muerte de Raúl Reyes ha hecho temer por la continuidad de las gestiones humanitarias de esos rehenes, entre los que está la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt, la figura más prominente en el grupo de secuestrados, así como tres estadounidenses, varios políticos y policías y militares.

"Invitamos a la firmeza revolucionaria, a no claudicar en el esfuerzo en favor del canje humanitario, a continuar nuestro propósito de paz y de construcción de una democracia efectiva con justicia social", ha dicho el grupo guerrillero en su mensaje.

La principal guerrilla colombiana señala que la sangre derramada, el legado y la memoria de Raúl Reyes, el portavoz internacional del grupo abatido el sábado en territorio ecuatoriano cerca de la frontera, "engrandece" la causa de la organización insurgente.

"Ése es el mejor homenaje a todas y todos los camaradas caídos en combate", han agregado las FARC, cuyo mensaje puede suponer un alivio para los familiares de los 40 cautivos que esa guerrilla pretende intercambiar por medio millar de insurgentes presos.

En la misma nota, el portal rebelde agrega que los 'organismos de dirección' de las FARC harán "un pronunciamiento oficial" sobre la desaparición del jefe guerrillero, "que probablemente será en los próximos días".

El considerado número dos de las FARC murió el sábado de madrugada en un ataque aéreo colombiano contra su base en Santa Rosa, paraje de Ecuador a menos de dos kilómetros de la frontera sur de colombia con ese país. Junto a él perdieron la vida el ideólogo 'Julián Conrado', alias de Guillermo Enrique Torres, y otros 15 insurgentes del frente 48 de la organización, que actúa en las regiones limítrofes del país con Ecuador y Perú.