Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en el Pacífico

Más de 5.600 muertos y 9.500 desaparecidos por el terremoto en Japón

Las autoridades temen que se llegue a los 10.000 fallecidos.- Los campos temporales alojan a 530.000 desplazados, la mayoría en el área de Miyagi

ANTONIO ALONSO

Japón continúa con el recuento de víctimas del terremoto que el pasado viernes causó un devastador tsunami. Con cada nuevo balance, los pronósticos se confirman y aumenta el número de víctimas. Las últimas cifras oficiales ofrecidas estiman que hay 5.692 muertos -en un total de 12 prefecturas- y unos 9.500 desaparecidos. Respecto a la cifra de rescatados, unos 80.000 efectivos de las Fuerzas de Auto Defensa (a los que se unirán miles de reservistas llamados a filas) que trabajan en medio de grandes dificultades ya han rescatado o evacuado a más de 26.000, la mayoría de estos últimos cerca de las centrales nucleares dañadas por el temblor, según la agencia local Kyodo.

Sin embargo, las autoridades temen que el número de fallecidos siga subiendo y llegue a 10.000, ya que en las últimas horas se han encontrado varios cuerpos en puntos de la costa nororiental, y que las cifras de desaparecidos y rescatados se vayan multiplicando con el paso de los días. El elevado número de fallecidos ha complicado la identificación de los cuerpos, por lo que las academias policiales han comenzado a instruir a los agentes locales para que se ocupen de estas tareas, mientras que grupos de voluntarios han asumido la labor de informar a las familias. Por su parte, las autoridades de inmigración han decidido enviar a los Gobiernos locales toda la información disponible -incluidas las huellas dactilares- sobre los extranjeros residentes en Japón, para facilitar y agilizar su identificación.

Entretanto, unas 530.000 personas se agolpan en los campamentos provisionales, la mayoría de ellas en las prefecturas de Miyagi (en la que no se localiza a la mayoría delos ciudadanos de un pueblo de unos 10.000 habitantes), Iwate y Fukushima (noreste), las más afectadas por el terremoto. Sus dirigentes han adelantado las gestiones para construir 32.800 viviendas temporales.

Los continuos cortes en el suministro eléctrico derivados de los problemas en las centrales nucleares, especialmente la de Fukushima, agravan la situación de los miles de personas que están sin hogar en plena ola de frío y nieve.

Las historias de pueblos borrados del mapa, núcleos de población de los que no se tienen noticias y, por suerte en algunas ocasiones, gente que vuelve a dar señales de vida cuando ya había poca esperanza de encontrarlos siguen cayendo en un goteo continuo. Por ejemplo, en Oshima, una pequeña isla frente a la costa de la provincia de Miyagi, fueron encontradas ayer con vida cerca de 1.300 personas. Además, entre 7.000 y 8.000 residentes en esta población perdieron sus casas y se han refugiado en escuelas, aunque están incomunicados y se desconoce si tienen provisiones suficientes. El Gobierno de Miyagi ha solicitado ayuda a otras prefecturas para comenzar con la quema de los cuerpos con el fin de evitar la propagación de enfermedades entre los supervivientes.

Por el contrario, desde el viernes no se sabe nada sobre unos 7.500 residentes de Minami Sanriku, la mitad de la población de este pueblo de Miyagi engullido por el mar, aunque la Policía cree que podrían haberse refugiado en localidades cercanas, como Tome. Un total de 2.000 residentes de Minami Sanriku fueron localizados también ayer con vida, por lo que hay esperanzas sobre sus vecinos. Tampoco se conoce el paradero de otros 8.000 residentes del pueblo costero de Otsuchi, en la provincia de Iwate.

Los tanatorios no dan abasto para almacenar los cadáveres, se necesitan urgentemente más ataúdes y sus trabajadores se quejan de que los constantes apagones no les permiten mantener refrigerados los restos mortales.

Brote de gripe aviar

La cadena japonesa NHK ha informado de un brote de gripe aviar en una granja del país. Según sus datos, se ha detectado en cinco pollos. El H5N1 (el virus que causa la gripe aviar) continúa siendo una seria amenaza en varios países de Oriente, especialmente en Indonesia, Bangladesh, Vietnam y China, según la Organización Mundial de la Salud. La epidemia comenzó en 2003 y Japón fue uno de los países más afectados. En 2007, después de tres años sin registrar ningún caso grave, la cepa más reapareció en el país.

Más información