Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal agrava la guerra de Correa con los medios

Un fallo impone al diario ecuatoriano 'El Universo' el pago de 40 millones de dólares y la cárcel a cuatro directivos

Tres años de cárcel y una indemnización de 40 millones de dólares (28 millones de euros). Con esta sentencia, un juez de Ecuadorha zanjado la demanda interpuesta por el presidente del país, Rafael Correa, contra los dueños y el exjefe de Opinión del diario El Universo, por una columna que consideró ofensiva. De confirmarse en instancias posteriores, el fallo supondría la quiebra del periódico, el de mayor tirada del país. Las organizaciones internacionales de prensa, que llevan denunciando desde hace tiempo el acoso gubernamental contra los medios independientes, han expresado su estupor por la sentencia. Correa, que reclamaba 80 millones de dólares, se ha ufanado de haber "marcado un hito histórico".

"La libertad de expresión se acabó en Ecuador", afirma vía telefónica Emilio Palacio, antiguo responsable de Opinión del rotativo y autor de la columna que desencadenó la crisis, titulada No a las mentiras. En ella aseguraba que durante el levantamiento policial de septiembre de 2010, en el que Correa tuvo que ser rescatado por fuerzas leales, el mandatario ordenó disparar "a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente". Tanto él como los dueños del diario, los hermanos Carlos, César y Nicolás Pérez, solicitarán la nulidad de una sentencia que consideran "un atropello".

El problema, señala Palacio, no es que el presidente se querelle por una información que se considera falsa, sino un "proceso judicial irregular" y un fallo que no se ajusta a los tratados internacionales suscritos por Ecuador, como la Convención Americana, ni a la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que ha despenalizado los delitos de prensa y "ha abolido la prisión por el delito de injurias a la autoridad". Según El Universo, el juez Juan Paredes, de Guayaquil, "tomó posesión temporal del cargo, llevó a cabo la audiencia, estudió el expediente de 5.000 hojas, redactó una sentencia de 156 folios y la notificó a las partes en solo 33 horas". Después, se retiró del cargo, que fue ocupado por el juez titular. "Paredes dictó la sentencia rodeado de soldados armados con fusiles. Eso lo dice todo", explica Palacio, que ha dejado su cargo recientemente en un último intento por salvar al diario.

Varias voces han señalado lo que consideran inconsistencias de la sentencia. "Confunde acciones civiles y penales, asigna responsabilidades a un medio por las opiniones firmadas por un articulista y fija montos desproporcionados respecto a la honra de una autoridad pública", destacaba ayer la ONG Fundamedios. En el mismo sentido se ha pronunciado la organización Reporteros Sin Fronteras (RFS), para quien la condena forma parte "de un acoso judicial que pone en evidencia una estrategia de las autoridades ecuatorianas para acallar a los medios de comunicación en el país, actualmente muy criticados por el presidente Correa". RSF destaca además que el fallo se produce "en pleno debate sobre la futura ley de comunicación".

De "zarpazo a la libertad de información"ha calificado Gonzalo Marroquín, presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), la condena a El Universo. "El Gobierno ecuatoriano continúa con su sistemática campaña para acabar con la prensa independiente", ha añadido. La guerra de Correa con los medios críticos viene de lejos. "Apaguemos el televisor y tengamos la mente limpia. No es necesario leer periódicos", ha llegado a declarar. De hecho, fue él quien rescató una vieja ley de 1975, de la época de la dictadura, que ha servido para procesar a varios medios "por atentado contra la seguridad nacional".

El presidente, que ha viajado a Cuba para visitar a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, en tratamiento por cáncer, se ha felicitado por una sentencia que "derrumbó el mito de la prensa omnipotente con patente de corso". El Universo había ofrecido a Correa publicar una rectificación para poner fin al contencioso, algo que rechazó el presidente.