Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

España será el quinto país de la UE más afectado por las represalias

Las exportaciones españolas de alimentos a Rusia sumaron 440 millones en 2013

 REUTERS LIVE!

España será el quinto país de la Unión Europea más afectado por las sanciones anunciadas este jueves por Moscú sobra la importación de alimentos perecederos producidos en la UE, EE UU, Canadá o Noruega. Según datos de la Comisión Europea, las exportaciones del sector agrícola español a Rusia sujetas al veto del Kremlin alcanzaron los 440 millones en 2013. Solo Polonia (926 millones), Lituania (912), Países Bajos (623) y Alemania (556) exportaron más alimentos perecederos a Rusia el pasado año. Las sanciones afectarán a todos los productos agrícolas excepto cereales; azúcar; café, té y otras bebidas; aceites de semillas y piensos.

Washington considera que el castigo económico no le afectará

Las consecuencias serán especialmente negativas para los productores hortofrutícolas españoles, que exportaron por valor de 311 millones de euros en 2013 y que sumaron el 68% del total de exportaciones españolas alimentarias a Rusia. Las represalias rusas también afectarán, aunque en menor medida, a la industria cárnica (con unas ventas a Rusia de 111 millones y un cuarto del total de alimentos exportados) y el sector pesquero (13 millones y un 3%).

Pese a que en los últimos días Bruselas ha tratado de restar importancia a potenciales represalias rusas sobre las sanciones aprobadas por la UE y EE UU —España, Alemania, Holanda e Italia trataron de suavizarlas— los datos oficiales invitan a pensar en que las repercusiones se extenderán sobre el conjunto sector primario europeo. En 2013, el valor total de las exportaciones de productos sujetos a este veto selectivo superó los 5.700 millones de euros, aproximadamente el 5,3% del total de los productos alimentarios vendidos al exterior. La UE es el segundo mayor proveedor ruso de alimentos, tras EE UU, con unas exportaciones especialmente focalizadas en frutas y verduras (un 24% del total), productos lácteos y huevos (15%) y productos cárnicos (14%). “Es un país muy importante para nuestra industria”, destaca Florence Ramson, de FoodDrink Europe, la principal patronal comunitaria del sector alimentario.

La Comisión Europea reconoció que la Política Agrícola Común prevé mecanismos de compensación para los países más afectados pero eludió entrar en más detalles sobre su potencial aplicación. Un portavoz de agricultura de la Comisión anunció la creación de un grupo de trabajo que estudiará a partir del lunes el impacto de las sanciones y destacó que el comisario del ramo, Dacian Ciolos, se puso ayer en contacto con su homólogo italiano —el país que ostenta la presidencia de turno de la Unión— para abordar el problema con un “enfoque coordinado”. Algunas fuentes comunitarias apuntan a que el impacto podría ser menor que el señalado por la Comisión tanto en España como en la UE.

En el plano diplomático, el Ejecutivo comunitario se guardó el derecho a “tomar medidas”. “El anuncio ruso tiene una motivación claramente política”, apuntó en un comunicado.

El gobierno de EE UU calificó de “insignificante” el impacto de las sanciones rusas a su economía y afirmó que los principales afectados serán los consumidores rusos, informa Silvia Ayuso. En 2013, la exportación a Rusia de los productos estadounidenses ahora prohibidos sumaron un total de 813 millones de dólares, según Reuters.

Por otro lado, Washington advirtió a Moscú de que seguirá aumentando sus propias sanciones si Putin no cambia de rumbo en Ucrania. Algo que según el subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera, David Cohen, hará que “siga habiendo más voces en Rusia que cuestionan el coste de la agresión rusa en el este de Ucrania”.