Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agente de EE UU liberado sería un cubano con familia en España

Medios estadounidenses identifican al misterioso espía como Rolando Sarraff Trujillo

En la izquierda, Sarraff con 32 años, fecha en la que fue encarcelado, y en la derecha, en una imágen sin datar cedida por la familia Sarraff Ampliar foto
En la izquierda, Sarraff con 32 años, fecha en la que fue encarcelado, y en la derecha, en una imágen sin datar cedida por la familia Sarraff AP

El misterioso topo de Washington al que Cuba liberó en el canje de prisioneros previo al anuncio del acercamiento entre ambos países se llama Rolando Sarraff Trujillo. Es un cubano de 51 años, que habría permanecido casi 20 en la prisión de máxima seguridad de Villa Marista, a las afueras de La Habana. Menos de 24 horas después de que tanto el presidente de Barack Obama como la cúpula del espionaje estadounidense recordaran que la información sobre el agente está clasificada, medios norteamericanos difundieron la identidad del supuesto hombre al que Obama, en su declaración sobre la normalización de normalización de relaciones con La Habana, calificó como "uno de los activos de inteligencia más importantes que EE UU ha tenido jamás en Cuba".

Según Newsweek y The New York Times, el agente es Rolando “Roly” Sarraff Trujillo, de nacionalidad cubana y con familia en España. “Conozco a todos los cubanos en la lista de gente en prisión y él es el único que se ajusta a la descripción”, aseguró a estos medios Christopher Simmons, un antiguo especialista en Cuba de la Agencia para la Inteligencia de Defensa (DIA) de EE UU. “Estoy 99,9 % seguro de que Roly es esa persona”, insistió. No obstante, ninguno de los dos países han confirmado la información.

Sarraff es, según Simmons, un criptógrafo que trabajó para la DIA en Cuba, muy experto en los códigos de encriptación que usaban los espías cubanos en EEUU. Y esa es la información que supuestamente pasó a la CIA hasta que fue detenido en 1995. “Cuando tienes a alguien haciendo de agente de comunicaciones, él porta las llaves del reino, porque estas son las que van a revelar dónde están las fallas en tus procesos”, explicó el agente retirado Simmons a la prensa estadounidense. Los datos que habría aportado Simmons serían, por tanto, extremadamente valiosos.

Los padres de Sarraff, que viven en la capital cubana, aseguran que no han tenido noticias de su hijo desde que fue aparentemente liberado. "Le están nombrando [en los medios]”, declaró su madre, Odesa Trujillo, a la agencia Associated Press desde su vivienda en La Habana. Pero la familia desconoce su paradero. “Me da igual dónde esté, con tal de que se encuentre en buena condición de salud”, añadió. Al no recibir la rutinaria llamada de teléfono por parte de su hijo el martes, los padres acudieron el miércoles a la prisión de Villa Marista, en las afueras de La Habana, en busca de noticias. Los funcionarios informaron a los padres de que se habían llevado a su hijo al amanecer, pero que no había razón para preocuparse ya que era “para lo mejor”, declaró el padre, también llamado Rolando Sarraff, y teniente coronel retirado de las Fuerzas Armadas cubanas y experiodista de la agencia estatal de noticias Prensa Latina.

Su hermana Vilma Sarraff Trujillo, que vive en España, lleva años denunciando el encarcelamiento de Rolando por injusto y proclamando su inocencia. En marzo pasado insistía en una entrevista en TV Martí que las acusaciones de Cuba de que su hermano había revelado secretos a la CIA eran una “farsa”. Aun así, reconoció a la agencia AP que, en las cenas con la familia, Sarraff clamaba contra la “falta de democracia y libertad en el país”; aunque no consideró estos comentarios algo fuera de lo normal.

Vilma y otra hermana, Katia, se asentaron en España poco después de la detención de su Rolando. Ambas mujeres han hablado con él de forma regular a lo largo de estos años. Vilma asegura que visitó a su hermano hace algo más de dos décadas, y que esa fue la última vez que le vio. “Mi hermano es un periodista, pintor y escritor. Es un hombre muy refinado”, asegura la mujer.

Vilma escribió en la página web de ASOPAZCO, una ONG a favor de los derechos humanos, que Rolando estuvo ocho años en una celda "aislado y en solitario" y que durante todo ese tiempo se ha mantenido firme proclamando su inocencia.

Los datos casan con lo poco que ha revelado el Gobierno estadounidense, que ha reconocido públicamente que el agente canjeado el miércoles le permitió descubrir a importantes espías como Ana Belén Montes, que trabajaba como analista de inteligencia en el Pentágono.

Fe de errores

En una versión anterior, esta noticia se ilustraba con una fotografía de Rolando Sarraff padre, sin especificar que se trataba del padre y no del supuesto espía, que se llama igual.

Más información