Selecciona Edición
Iniciar sesión

El ataque múltiple yihadista se preparó en Bélgica y Siria

Identificados tres franceses entre los presuntos yihadistas de los ataques. Los investigadores creen que Ismail Omar Mostefai, parisino de 29 años, viajó a Siria en 2013

Un policía francés junto a la sala Bataclan, hoy domingo. En el vídeo, un detenido en Bélgica por su relación con los atentados. FOTO: GETTY / VÍDEO: reuters live

Bélgica y Siria son los epicentros donde se concibieron los ataques yihadistas de París que han costado ya la vida a 129 personas. Varios de los terroristas identificados residían en Bruselas y sus alrededores y allí fue donde se alquiló al menos uno de los coches empleados por los terroristas. Al menos tres de los atacantes identificados habían pasado temporadas en Siria. Antes del múltiple ataque, contactaron con personas que residen en ese país de Oriente Próximo. Mientras, Francia y toda Europa se hallan en estado de máxima alarma en busca de los terroristas que lograron huir tras la matanza. Las alarmas se han disparado después de que la policía identificase como uno de los fugados a Salah Abdeslam, de 26 años, que pasó de Bélgica a Francia el viernes.

La policía ha identificado ya a tres suicidas franceses, dos de ellos residentes en Bélgica. Uno de ellos es Ibrahim Abdeslam, de 31 años, hermano de Salah. Se inmoló el viernes en un restaurante del boulevard Voltaire, donde hirió a una persona. Otro, Bilal Hadfi, de 20 años, se mató junto al Estadio de Francia. Residía en Bélgica y había pasado varios meses en Siria. El tercero es Ismail Omar Mostefai, nacido en octubre de 1985 en Courcouronnes que ahora vivía en Chartres, al suroeste de París, pero viajaba a veces a Bélgica.

Mostefai se trasladó en otoño de 2013 a Turquía y, según fuentes policiales, pasó a Siria para unirse durante varios meses a los yihadistas. El kamikaze ha sido identificado por un trozo de dedo encontrado en la sala Bataclan. El fiscal de París, François Molins, contó en la noche del sábado que el primero de los kamikazes identificados —que resultó ser Mostefai— había sido detenido en ocho ocasiones por delitos comunes menores. Molins agregó que, desde 2010, Mostefai estaba fichado por sus actividades relacionadas con el islamismo radical.

Son ya tres, por tanto, los terroristas relacionados con Siria: Hadfi, Mostefai y otro suicida del Estadio de Francia, que llevaba pasaporte sirio.

Los autores de los ataques se comunicaron con anterioridad a la matanza con miembros destacados del Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés), según el diario estadounidense The New York Times, que cita fuentes de la investigación a ambos lados del Atlántico. Según ese periódico, los terroristas realizaron esta comunicación a través de un sistema encriptado.

Bombardeos masivos

El Ministerio francés de Defensa anunció anoche que sus aviones realizaron bombardeos masivos en la zona siria de Raqa. Diez aviones lanzaron 20 bombas y destruyeron un centro de mando y un campo de entrenamiento de los yihadistas, según aseguró el ministerio. Fue la primera respuesta a la matanza.

Seis familiares de Mostefai, entre ellos su padre, un hermano y la esposa de éste, fueron detenidos. También fue arrestado otro hermano de Salah Abdeslam en Bélgica, donde se han producido varias detenciones y registros en busca de pruebas sobre los autores de los atentados de París.

En una comparecencia conjunta en París, el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, y su homólogo belga, Jan Jambon, pusieron de relieve que, en efecto, belgas y personas residentes en Bélgica han jugado un papel determinante en el múltiple ataque yihadista en París. Los ataques fueron “preparados en el extranjero”, insistió Cazeneuve, si bien también se refería así a Siria o Irak.

Salah Abdeslam alquiló en Bélgica el Volkswagen Polo usado por los terroristas que mataron a 89 personas en la sala Bataclan. La foto de Salah Abdeslam, de 1,75 metros y ojos marrones, ha sido distribuida por la policía.

Francia ha alertado a varios países europeos de la posibilidad de que Abdeslam haya podido salir del país. En la alerta enviada a España y otros países se indica que se trata de “un individuo peligroso” que puede estar implicado en los atentados.

El sábado por la mañana, al día siguiente de los atentados, Abdeslam fue detectado en un control de la frontera franco-belga a bordo de otro automóvil. Iba con dos individuos residentes en Bruselas. La policía francesa los identificó y les dejó pasar porque no estaban fichados.

El mismo viernes por la noche, después de los ataques, Francia también envió a España una nota indicando la posibilidad de que los ocupantes de dos coches con matrículas belgas, un Seat negro y un Golf gris, pudieran dirigirse a España. En su interior, decía la nota, iban “individuos muy peligrosos susceptibles de estar armados”.

El hallazgo este domingo en París, en el barrio de Saint-Denis, de un segundo coche usado por los terroristas demostró que, como sospechaba la policía desde el viernes, algún terrorista o cómplice había logrado huir. En el automóvil había tres fusiles Kaláshnikov.

La mayor alerta se registra en la frontera franco-belga. A medida que avanzan sus trabajos, los investigadores encuentran más pruebas de que los atentados fueron preparados en buena medida en Bélgica, como sugirió el ministro Cazeneuve.

Controles fronterizos

Los dos ministros se comprometieron a intensificar la cooperación bilateral policial, judicial y de servicios secretos. La lucha contra el tráfico de armas es uno de sus objetivos prioritarios. Y señalaron que, en la reunión extraordinaria de ministros de Justicia convocada para el viernes a petición francesa, propondrán al resto de países que se restablezcan controles fronterizos. Es lo que Francia hace desde el pasado viernes a raíz de la Cumbre del Clima prevista desde el 30 de noviembre hasta el 11 de diciembre.

En el automóvil localizado este domingo en Saint-Denis, en la zona de Montreuil, un Seat Leon de color negro, han sido encontrados tres fusiles Kaláshnikov. Los dos automóviles usados por los yihadistas fueron alquilados en Bélgica a comienzos de la semana pasada, informa Lucía Abellán.

El ministro de Asuntos Exteriores de Irak, Ibrahim al Jaafari, afirma que su país alertó con antelación a Francia del riesgo de que sufriera un atentado, informa Ángeles Espinosa. “Los servicios secretos iraquíes han obtenido información de países que van a ser atacados, antes de que ocurra, sobre todo en Europa, concretamente Francia, así como Estados Unidos e Irán”, asegura Al Jaafari en un vídeo colgado de su página web. El ministro, que no especifica si esas amenazas procedían del autodenominado Estado Islámico (ISIS) que controla amplias zonas de Irak y Siria, señala que informó a esos países.

Más información