La oposición lanza guiños al electorado chavista

La coalición ganadora se centra en el desencanto por la mala gestión económica de Maduro

La mayoría opositora de la Asamblea Nacional de Venezuela parece tener clara la composición del apoyo que recibió en las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre. Buena parte del chavismo emitió un voto de castigo al Ejecutivo de Nicolás Maduro por la pésima gestión económica, y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) -la coalición ganadora de los comicios- piensa actuar en consecuencia para retener ese capital político.

Mientras trabaja en una ley para dar amnistía a quienes en su criterio son presos y perseguidos políticos, la oposición se dedicará a redactar un proyecto que dé el título de propiedad de las casas y pisos entregados por el Gobierno nacional dentro del programa Gran Misión Vivienda Venezuela.

Se trata de un esfuerzo por convertir en propietarios a los actuales ocupantes de esas viviendas, construidas desde 2010 como parte de las llamadas misiones, las exitosas políticas sociales ideadas por el fallecido Hugo Chávez. “Quienes nos han gobernado no han procurado sacar a nuestro pueblo de la pobreza, sino construir un sistema de dominación”, dijo el jefe de la fracción opositora Julio Borges al anunciar parte de la agenda legislativa.

Final de una iconografía

Hasta ahora, el régimen de Caracas entrega certificados de ocupación por tiempo determinado a los beneficiarios para intentar evitar que las viviendas puedan ser negociadas en el mercado inmobiliario. La iniciativa luce como una forma de asegurarse que esa mayoría circunstancial no regrese otra vez al redil del chavismo, que en los últimos 17 años acaparó e hizo suyas las banderas del discurso de la reivindicación social. Al presentar la agenda legislativa de 2016 en la primera sesión, Borges también explicó que legislarán para que los jubilados reciban por ley un bono para alimentos y medicinas. “Es hora de que nuestros abuelos no tengan que debatirse entre comer o curarse, sino que puedan vivir con dignidad”, dijo. La oposición también intentará poner en marcha el aparato productivo local mediante la ley de producción nacional.

La agenda de asuntos forma parte de los acuerdos que alcanzaron los partidos que componen la MUD, cuyas formaciones se rotarán en la presidencia de la Cámara durante los cinco años que dure la legislatura. Son parte de los cambios anunciados en la víspera de la sesión inaugural por la alianza opositora, que además se preparaba para reglamentar en la sesión vespertina de ayer el acceso de la prensa a las sesiones. Los periodistas no pueden entrar al hemiciclo de sesiones desde 2010 después de una criticada decisión tomada por la legislatura encabezada por la entonces presidenta y hoy primera dama, Cilia Flores.

Un día después de la constitución del nuevo Parlamento, la oposición aún pasaban la resaca del histórico relevo. El júbilo alcanzó estatus de delirio entre algunos después de que en las redes sociales se convirtiese en viral un vídeo que mostraba al opositor Henry Ramos Allup, nuevo presidente de la Cámara, mandando retirar del hemiciclo de sesiones y de los pasillos del palacio federal toda la iconografía asociada al fallecido mandatario Hugo Chávez y los retratos del presidente Nicolás Maduro.

Ramos aparece ordenando que solo permanezca el óleo histórico del libertador Simón Bolívar. El vídeo pareció la constatación de una de las frases que pronunció Allup en su intervención inicial: “Aquí las cosas cambiaron”.

Más información