Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sean Penn se arrepiente de la entrevista a El Chapo Guzmán

El actor afirma que no se entendió su objetivo: reavivar el debate sobre la guerra contra la droga

Sean Penn se arrepiente, y mucho, de su entrevista con uno de los hombres más buscados del mundo, el narco mexicano Joaquín Guzmán Loera, El Chapo. Pero no lo hace por haberse encontrado con el capo ni por haber servido presuntamente como pista clave para dar con El Chapo, extremo que él niega. Su entrevista para Rolling Stone fue un "fracaso" porque no logró su objetivo, dice, de reactivar la discusión sobre la guerra contra las drogas.

"Lo que lamento es que toda la discusión sobre este artículo ignora su objetivo, que era intentar contribuir a esta discusión sobre la política de la guerra contra las drogas", dice Penn en una entrevista con la cadena CBS, la primera que otorga desde que el sábado pasado publicó su controvertida entrevista en la revista estadounidense.

La entrevista con El Chapo debería haber servido como plataforma para “empezar esta conversación”. No lo hizo y por eso, continúa Penn, la entrevista ha sido un “fracaso”.

"Déjeme ser claro. Mi artículo ha fracasado", lamenta el actor en la entrevista, que será emitida en su totalidad en el programa 60 Minutes del domingo, pero de la que la cadena ya ha emitido un buen extracto.

"Lo que todos queremos es que este problema de la droga pare. Queremos que los asesinatos en Chicago paren. Nosotros somos el consumidor. Estés de acuerdo o no con Sean Penn, hay una complicidad aquí (...) ¿Y cuánto tiempo se ha pasado esta última semana desde que salió la entrevista discutiendo eso? ¿Un uno por ciento? Eso sería hasta generoso", lamenta Penn.

El tono se le endurece al actor estadounidense cuando se le pregunta sobre las afirmaciones del Gobierno mexicano de que sus contactos con El Chapo facilitaron su captura y afirma que el ejecutivo de Enrique Peña Nieto tiene un objetivo claro: que vayan a por él.

¿Cree que el gobierno mexicano quería que se le echara la culpa de la captura y ponerle en peligro?, le pregunta el periodista. “Sí”, responde Penn. ¿Quería (el gobierno) ponerle en el punto de mira del cartel?, insiste el periodista. “Sí”, vuelve a responder sin titubear. Aun así, sostiene que no teme por su vida.

Penn tampoco llega a negar taxativamente que su encuentro con El Chapo, a comienzos de octubre, haya tenido algo que ver con la captura del capo, pero pone en duda la versión oficial de México sobre el vínculo directo entre los dos acontecimientos.

“Sabemos que el Gobierno mexicano estaba humillado por que alguien hubiera encontrado al Chapo antes que ellos"

“Existe este mito sobre la visita que hicimos mis colegas y yo a El Chapo acerca de que fue, como citan al fiscal general de México, ‘esencial’ para su captura”, señala Penn. Y agrega: “Nosotros nos habíamos reunido con él muchas semanas antes, el 2 de octubre, en un lugar que no estaba para nada cerca de donde fue capturado” en enero, recuerda. Sin embargo, cuando el periodista insiste y le pregunta si piensa que su entrevista no tuvo nada que ver con la captura de El Chapo, no da una respuesta tan directa.

“Lo que sabemos es que el Gobierno mexicano estaba claramente humillado por la idea de que alguien lo hubiera encontrado antes que ellos. Bien, nadie lo encontró antes que ellos. Nosotros no somos más listos que la DEA o la inteligencia mexicana. Teníamos un contacto a través del cual pudimos gestionar una invitación”, replica Penn.

En la entrevista con 60 Minutes, que no se conocerá al completo hasta el domingo, Penn también revela, según se ha adelantado -pero no mostrado- detalles sobre cómo se negoció el encuentro con El Chapo. Eso podría arrojar algo más de claridad sobre el papel de la otra gran protagonista de esta historia, la actriz Kate del Castillo. El actor también habla sobre su papel como periodista y de la reacción de los medios al conocer su exclusiva, algo lo que la cadena CBS sí mostró este viernes un extracto.

Penn sugiere que es la envidia la que ha motivado muchas de las críticas recibidas por obtener “la historia que todos los periodistas del mundo querían”. Reconoce a la vez que su papel como periodista “no deja de ser controvertido”. Pero reta a quien ponga en duda su capacidad para ejercer como tal. “Cuando algunos periodistas dicen que no soy periodista… bien, me gustaría ver qué licencia tienen que dice que son periodistas”, comenta. A la par sin embargo, según CBS, el actor admite que si consiguió el encuentro con El Chapo fue porque no es un periodista tradicional.

Más información