Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acuerdo de París: claves del pacto sobre cambio climático

Preguntas y respuestas sobre pacto mundial contra el calentamiento global

El Acuerdo de París contra el cambio climático entra en vigor este 4 de noviembre. Lo hace en un tiempo récord tras el impulso dado por los Gobiernos de China y Estados Unidos, los dos principales países emisores de gases de efecto invernadero del mundo. El pacto persigue que el aumento de la temperatura en el planeta a final de siglo se quede entre 2 y 1,5 grados para así evitar consecuencias catastróficas. 

Vista sobre la Antártida.

¿Qué es el cambio climático?

Los llamados gases de efecto invernadero, principalmente el dióxido de carbono (CO2), se acumulan en la atmósfera e impiden que las radiaciones infrarrojas que emite el planeta al calentarse salgan al espacio. Esto hace que la temperatura del planeta suba. Estos gases siempre han estado presentes en la atmósfera. El problema, según el consenso científico, es que las actividades humanas han contribuido a romper el equilibrio. La industria, el transporte y los usos del suelo han aumentado la concentración de estos gases y la temperatura global sube.

¿Qué consecuencias tiene el cambio climático?

Los científicos del grupo IPCC, que asesora a la ONU, señalan que, si el ser humano continúa con el ritmo de emisión de gases sin tomar medidas de mitigación, la temperatura media global subirá entre 3,7 y 4,8 grados en 2100 respecto al nivel preindustrial. Además de provocar un aumento de la temperatura y del nivel del mar, los científicos sostienen que también afectará a los fenómenos climáticos extremos, como inundaciones, sequías y ciclones.

¿Qué es el Acuerdo de París?

El Acuerdo de París es el pacto mundial de lucha contra el calentamiento global firmado el 12 de diciembre de 2015 en la Cumbre del Clima celebrada en la capital francesa. Lo acordaron 195 países, la práctica totalidad de los Gobiernos del mundo, y el objetivo que se persigue es que el aumento de la temperatura a final de este siglo se quede entre los 2 y los 1,5 grados respecto a los niveles preindustriales. Esa es la frontera, fijada por los científicos, para que las consecuencias del calentamiento no sean tan desastrosas. Para lograr ese objetivo los países firmantes del acuerdo se comprometen a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Cuándo entra en vigor el Acuerdo de París?

El pacto entra en vigor este 4 de noviembre, un mes después de que se haya alcanzado el cuórum suficiente de países que han ratificado el acuerdo. Se necesitaba que al menos 55 países, que aglutinaran al menos el 55% de las emisiones mundiales, lo ratificaran. A principios de octubre, menos de un año después de firmarse en París, se logró el número de países suficientes. El pacto sobre cambio climático anterior, el Protocolo de Kioto (1997), no entró en vigor hasta 2005, siete años y 10 meses después de firmarse. Entre los países que primero han ratificado el Acuerdo de París están los dos principales emisores mundiales: China y Estados Unidos. La Unión Europea, en conjunto, también lo ha hecho. Pero solo siete de los 27 lo han ratificado individualmente; el Gobierno español, al estar en funciones, no lo ha hecho aún. 

¿Qué países deben reducir sus emisiones?

A diferencia del Protocolo de Kioto, donde solo los países desarrollados estaban obligados a aplicar reducciones de gases de efecto invernadero, ahora todos los firmantes del Acuerdo de París deben presentar planes de mitigación. Pero estos planes son voluntarios y no se imponen desde fuera; es decir, cada país se fija la meta de reducción de emisiones que considera oportuna.

¿Cuándo se empiezan a aplicar los recortes de emisiones del Acuerdo?

Los recortes voluntarios de emisiones contemplados en el Acuerdo de París se empezarán a aplicar a partir de 2020 y contienen objetivos para 2025. Cada cinco años se deben presentar nuevos planes. Mientras, en el periodo anterior a 2020, seguirá aplicándose el Protocolo de Kioto, del que se quedaron fuera China y Estados Unidos. Los próximos cuatro años también serán muy importantes para el Acuerdo de París, porque se deben establecer mecanismos claros de control y contabilidad de las emisiones mundiales o la financiación para las políticas de adaptación. A partir de 2020 deberá existir un fondo de al menos 100.000 millones de dólares -que pondrán principalmente los países desarrollados- para ayudar a los Estados más vulnerables frente al cambio climático.   

¿Son suficientes los planes de reducción de emisiones presentados?

No. El departamento especializado en cambio climático de la ONU presentó en mayo un informe de evaluación de los planes que han presentado ya 189 de los países firmantes del Acuerdo de París. Y la conclusión es que las reducciones de emisiones que prevén esos planes no son suficientes para cumplir con el objetivo de que el aumento de la temperatura a final de siglo se quede por debajo de los 2 grados. Con los planes que hay sobre la mesa, ese aumento estaría entre los 2,9 y 3,4 grados centígrados, según los cálculos de la Agencia de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP). 

¿Cómo se solucionará esa brecha?

En el Acuerdo de París y su anexo se reconoce que esos esfuerzos no son suficientes. En 2030, se necesitaría que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero rondaran las 40 gigatoneladas anuales. Pero, para ese año, la proyección de los planes de esos 189 países sitúa las emisiones en 56,2 gigatoneladas. Los firmantes del pacto se han comprometido a revisar al alza en 2018 sus programas de reducción de gases de efecto invernadero. 

¿Contempla el acuerdo sanciones?

No. El Acuerdo de París no contempla sanciones. Y las reducciones no se imponen desde fuera, sino que es cada país el que dice hasta dónde está dispuesto a recortar sus gases de efecto invernadero. Durante años, las negociaciones para lograr el pacto mundial sobre cambio climático se han atascado, precisamente, por la fuerza legal del acuerdo. Finalmente, se ha renunciado a las sanciones y a que las reducciones sean vinculantes para que los principales países emisores, con EE UU a la cabeza, estén en este acuerdo.

Más información