Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una crisis ambiental destapa otra en Ciudad de México

Una discusión entre entidades vecinas por la mala calidad del aire dejó al descubierto las carencias de la capital en el confinamiento de basura

Un recolector separa la basura en el camión, en la Ciudad de México. Notimex

La crisis ambiental que sufrió la Ciudad de México esta semana por una concentración de ozono dejó al descubierto otra crisis que la capital ha desatendido por décadas: la de la basura. Tratando de explicar a la población de la Ciudad y del Estado de México (el vecino que la rodea casi en su totalidad) las causas de la alta contaminación, sus gobernantes entraron en una indirecta discusión que derivó en que el Edomex cerrara tres depósitos que utilizaba la ciudad, lo que la puso por unas horas en riesgo de concentrar la basura dentro de la urbe.

La capital mexicana lo ha pasado mal las últimas dos semanas. Apenas unos días antes, el 10 de marzo, un frente frío provocó fuertes vientos con ráfagas de hasta 60 kms/hora que derribaron más de 600 árboles y 40 postes, dañando decenas de vehículos y provocando constantes cortes a la luz. Dos días después, la contaminación en el aire obliga a decretar precontingencia ambiental pero la polución no disminuyó, por lo que el Gobierno decretó la primera contingencia ambiental en 14 años: puso a descansar a más de un millón de vehículos –de los más de cinco millones del parque vehicular capitalino- y ofreció transporte público gratuito. La contingencia inició el lunes y se suspendió este jueves por la noche.

Entre las razones de esta crisis ambiental, el Gobierno capitalino mencionó que un tercio de los coches que circulan en la ciudad provienen del Estado de México, donde además no está homologado el programa ‘Hoy no circula’. En respuesta, el gobernador Eruviel Ávila decidió que el Edomex dejara de recibir 8.000 toneladas de basura del DF, argumentando que contaminan el aire de esa entidad.

La Ciudad de México y el Estado de México encabezan la lista de entidades con más desechos: entre las dos, generan casi el 30% de la basura de todo el país.

“Éstas generan al año más de 10.000 toneladas de CO2 y más de 400 toneladas de gas metano. Todo eso nos lo respiramos, se concentra, se acumula. En el caso de las autoridades de la Ciudad de México ha sido más fácil generar los desechos y depositarlos en la casa del vecino”, dijo Ávila en un evento público.

La capital mexicana genera cada día 12.600 toneladas de basura, el 20% de la que se genera en todo el país. Al no contar con un sitio propio para la disposición final de los residuos, la envía a cinco depósitos de sus vecinos: tres en el Estado de México y dos en Morelos. Una vez que el Edomex le cerró el paso al DF, el alcalde Miguel Mancera desestimó la emergencia y dijo que la ciudad estaba preparada para esto, que administraría mejor sus centrales de transferencia para contener ahí la basura, pero los camiones recolectores estaban formando largas filas que contradecían esta versión. Horas después, la basura fue trasladada al depósito de Cuautla, en Morelos, a donde regularmente llegaban 1.800 toneladas que con esta emergencia se elevaron a 5.000.

No es un momento de crisis el que estamos pasando”, dijo el secretario de Obras del Gobierno del DF, Edgar Tungüí, argumentando que la Ciudad ya estaba buscando alternativas, como el reciclaje en hornos de combustión de cinco mil toneladas de residuos, por lo que afirmó que sólo son 7.000 toneladas las que se siguen enviando a los Estados vecinos.

El cambio de sede, sin embargo, no es gratuito: según el secretario de Obras, a la Ciudad de México le cuesta un millón y medio de pesos (alrededor de 82.000 dólares) llevar su basura al Estado de México, mientras que trasladarla a Morelos, por tratarse de una distancia mayor, le cuesta dos millones (más de 108.000 dólares).

Los gobiernos del Edomex y el DF ya llegaron a un acuerdo para la apertura temporal de los depósitos sanitarios, pero su diferendo político puso de nuevo a la vista de todos el importante problema que tienen pendiente hace años: la disposición de los residuos sólidos. Un conflicto que también alcanza a Morelos, entidad que ha tenido varias crisis ambientales por los paros laborales y bloqueos a los depósitos de basura. Los más notorios ocurrieron en 2005 y 2006, cuando la capital, Cuernavaca –un importante centro turístico del país- se llenó de basura en las calles porque los habitantes del municipio al que llegaban los residuos impidieron el paso a los camiones recolectores.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, en México sólo se separa 11% de la basura generada, lo que complica su reciclaje y reutilización para evitar la saturación de los depósitos. El 87% de los tiraderos son a cielo abierto y 13% son rellenos sanitarios, de los cuales la capital tiene uno (Bordo Poniente) que ya ha superado su propia capacidad. La Ciudad de México y el Estado de México encabezan la lista de entidades con más desechos: entre las dos, generan casi el 30% de la basura de todo el país.

Más información